divendres, 24 d’agost de 2007

INTERMEDIO PLAYERO


Acabo de llegar de Perpinya, un punto y aparte en mis vacaciones de playa tumultuosa y desasosegada en Salou. Después de salir a las siete de la mañana de Barcelona, llego poco antes de las 10 a Perpinya, la catalana. Como siempre voy a l'Hotel de France en Quai Sadi Carnot, junto al Castellet. En recepción, como todas las mañanas, Maryse,la propietaria y su marido me reciben con una cálida y afectuosa bienvenida.
El Hotel sigue tan "tronat" como siempre, pero es mi casa en los viajes que efectuó a Perpinya. Me dan la habitación 103, correcta, baño-ducha, TV con las cadenas francesas y catalanas. El Hotel y concretamente la primera planta en la que me alojo, dentro de su vetustez, se advierte un aire de fantasmas del pasado, que recorre los pasillos y las habitaciones, las conversaciones del retorno de Tarradellas, la planificación de la fustrada liberación de Catalunya por Prats de Molló de Francesc Macià, las estancias de Antoine de Saint-Exupéry, las de Édith Piaf, las de Dalí y Gala (quien por cierto, según me cuenta el marido de la propietaria fué expulsada del Hotel por mal comportamiento), todo ello le da al Hotel una calidez que no tienen los nuevos hoteles de cadenas multinacionales.
Después de dar una vuelta almuerzo en Casa Sansa, muy cerca del hotel, en verano el restaurante dispone de mesas en el callejón, en un ambiente de lo más agradable.
Por la tarde directo a Sant Cebrià, a ver la exposición de "Un regard fauve", colección del Musée de Beaux-Arts de Burdeos, con obras de Marquet, Friesz, Matisse, Valtat, Lhote, Soutine y otros, interesante, aunque sin ser primeras obras de los autores. En el pueblo existen varios edificios dedicados a museos, llamados Collections de Saint-Cyprien, iniciativa impensable por estos lares de pueblecitos de las dimensiones de Sant Cebrià. Vuelvo a Perpinya y doy una vuelta por la Place de la République, las calles Mailly (Llibreria Torcatis) y del Angel, y hasta me doy una vuelta por el barrio de Sant Jaume, en el que existe una fuerte tensión entre los gitanos, los habitantes de siempre, y los magrevies llegados al barrio en los últimos 10 años. Es algo muy curioso escuchar el catalan hablado por estos gitanos perpinyaneses, un catalan afrancesado con palabras en desuso en la Catalunya Sur.
El dia siguiente a Ceret, a ver la exposición de Othon Friesz "La fauve baroque", del que ya vi algún cuadro en Sant Cebrià, pintor fauvista atlántico, en el que se nota que no está influido por la luz mediterranea, pero que en su última etapa refuerza un lenguaje propio muy interesante, con raíces clásicas, casi noucentistas. Almuerzo agradablemente en Ceret y sigo hacia el sur.
En Girona parada en la Fontana d'Or, magnifica exposición de los pintores establecidos a principios de siglo pasado en Tossa, una maravilla de muestra, paisajes luminosos y mediterraneos.
Vuelvo a Barcelona, mi periplo de espectador pictórico ya ha terminado. Como siempre, un viaje a Francia renueva el espíritu cerrado y retrógrado de España, un aire de libertad asentada en la población nos muestra lo que debe ser Europa.

divendres, 17 d’agost de 2007

NO FUTURE? OR YES?


Al fin empiezo las vacaciones, me gustaría que mi etapa de insatisfacción total sobre todo acabase pronto, pero mucho me temo que no será así y que mi convivencia –que no amargura, al menos permanente- con el desapego y discrepancia social seguirá y permanecerá junto a mi. La simple lectura de periódicos se transforma en un ejercicio sadomasoquista, lo mismo que la visión de las noticias en televisión o los pocos programas de debate político-social que se emiten en ella (las tertulias y pontificaciones radiofónicas ni por un instante sufrí el deseo de escucharlos).

El simple recuerdo de los hermanos Kacinsky en la retrograda y nacional católica Polonia (esperemos que por poco tiempo); personajes como Nicolás Sarkozy, que su pragmatismo exacerbado y omnipresencia esconde su real visión neocon del mundo; la falta de principios y el mercadeo de ideas de intelectuales franceses como André Gluksmann, Claude Lanzmann, Max Gallo, Eric Marty, Strauss-Kahn, Jack Lang y otros; personajes elegidos por votación popular como Berlusconi (hoy por suerte fuera del poder); decepciones como la pragmática Hilary Clinton; el Papa Benedetto y su antecesor Karol Wothila; y así una larga fila de siniestros personajes dirigentes, me impregnan de un fuerte desasosiego.

Los años neocon y de la extrema derecha religiosa, que sentaron las bases con Reagan, con Bush han llegado a su máximo grado de poder, sembrando una base de ideología fascista en amplias clases de la población, circunstancia fácil de observar en España, principalmente en la zona de Madrid, donde los nefastos ultras mediáticos provocan que la libertad de expresión de personas con opinión distinta se vea con dificultades.

La aparición del denostado Zapatero provocó en ellos un indisimulado revés, la salida de Irak, la legalización de las bodas homosexuales, la política de paz con ETA y la aplicación de políticas liberales y progresistas causaron en ellos un inesperado impedimento en la pretendida marcha hacia sus siniestros fines. El descalabro de la era Bush, con la reciente dimisión de Karl Rove (uno más que dimite), la salida de Blair y otros movimientos en el tablero político hacen que pueda existir cierta esperanza de un mundo mejor, pero la gestión mediática de los neocon, no nos engañemos, es muy superior a la de los liberal-progresistas (solo hay que ver como Zapatero gestiona mediaticamente sus logros y como gestiona la oposición sus fracasos). La incapacidad del poder político liberal-progresistas de venderse y globalizarse como han hecho los neocon y el poder económico, los cuales están consiguiendo imponerse como valor normativo frete a un liberal-progresismo incapaz de crear un contrapunto necesario.

Pero no hay mal que dure mil años y de todo se aprende, hasta del adversario.

dijous, 16 d’agost de 2007

EL OCASO DE LAS IDEAS


Esta mañana se ha efectuado el entierro del candidato a Premio Novel de la Paz Lluís María Xirinacs, cuyo cadáver se encontró en los bosques de Ogassa, en el Ripollès. Se suicido hace unos días tras una larga y definitiva reflexión sobre su existencia y deseos. Su muerte es una metáfora de la situación política de Catalunya y el resultado de la desilusión por esta democracia y de las esperanzas perdidas en ella. Toda la vida nadando y luchando contra corriente por unos dignos y pacíficos ideales, para morir solo y abandonado y con la sensación de haber sido traicionado. La mayoría de los que lo alababan e idolatraban en su lucha pacifica contra la dictadura, han acabado dejándose llevar por la corriente y la vulgaridad, traicionando los ideales de libertad y justicia.

Su deseada y reflexionada desaparición, entronca con la del escritor y candidato a Premio Novel de Literatura Mishima, que en un exceso de dignidad y amor prójimo decidió dar su vida por Japón, que el creía degradado y humillado tras la Segunda Guerra Mundial. Su muerte también enlaza con el desconcierto y amargura que algún intelectual argentino sintió al ver que políticos como Menem volvían a ganar las elecciones en su país, tras una etapa de expolio y desprecio del mismo, situación que por su decencia no pudieron soportar y que les llevó a quitarse la vida.

El hecho diferencial estriba a que tanto a Mishima como a los suicidas argentinos se les respeto tanto su actuación en vida como su decisión de morir, aunque no fuese compartida. En el caso de Lluis María Xirinacs, el desprecio y la mofa a su persona y a sus ideales se imponen entre el rancio casticismo. Personajes como Alfonso Ussia y otros presuntos, elevan la necedad y el histrionismo a su más alto carpetovicismo mesetario y vetusto.

Se puede estar de acuerdo o no con los ideales de Xirinacs, pero gracias a él y a poquísimos más existe libertad, podemos escribir en blogs o leer el libro que nos apetece. Por suerte, no triunfaron los que ahora y antes denostaron a Xirinacs, ya que de lo contrario no tendríamos libertad, no podríamos escribir en blogs o leer el libro que nos apeteciese, al igual que hace 32 años, cuando rancio casticismo españoleaba por estas tierras.

dimecres, 15 d’agost de 2007

VACACIONES



Se les ve en autopistas, en las horas de más sol, algunos disfrutando de no tener adelantos modernos como el aire acondicionado en el coche (facilmente reconocibles por tener las ventanas del coche abiertas); otros en abarrotados aeropuertos, viajando en parejas, en grupos, o chicas solas, con mucha alegría, como largo epílogo de la época de kumbaya; otros, los menos pudientes, disfrutando de los imprevisibles horarios de los abarrotados, sudorosos y pestilentes trenes; y los más afortunados, quedándose en el lugar de trabajo, el cual se transforma en zona desmilitarizada de turistas y humanoides en estado punitivo.
Al llegar a su vacacional destino, disfrutan de urbanizadas y abarrotadas playas, con fina arena cubierta de cuerpos rebozados de sudor y cremas bronceadoras, con algún niño maleducado y alguna pelota que se desvía de su ruta para hacernos compañía(parece ser que la música estridentre y killa de las megaradios -loros-, así como la comida en la playa van desapareciendo por suerte), por la noche audición de música gratis desde la terraza del soberbio apartamento, con la posterior audición de sonidos guturales del grupo de borrachos/as del apartamento vecino. Otros disfrutan de montañas urbanizadas en rápido proceso de imitación de las zonas playeras. Asimismo, los últimos años, han aparecido de una forma creciente en progresión geométrica, los visitantes patrios de ciudades lejanas, facilmente reconocibles por su mala educación, su desplazamiento en grupos a modo tribal, por la falta de respeto a la cultura y las costumbres del lugar visitado, así como por las fatuas declaraciones unánimes y constantes, de que como la comida y todo lo español, no hay nada(recientemente, por parte de un partido ultraespañolista, se ha pedido el escarnio público de un periodista mallorquín que opinaba lo mismo).
Una vez pasados estos dias de asueto, vuelta al trabajo, no sin antes efectuar multiples fotografias con el deseo de que pasen a la posterioridad familiar, circunstancia que se realiza al fallecer el propietario de las mismas y su definitivo archivo en el contenedor de basura correspondiente a papeles y cartones.

Por cierto, dentro de unos días efectuare mi merecido descanso anual en las vírgenes y lejanas playas de Salou.

dimarts, 14 d’agost de 2007

ECLECTICISME PICTORIC


Estan per arreu del meu pis, ja ni els miro, de la satisfacció i de l’impuls en el moment d’adquirir-los, he passat a conviure amb ells i prou. Mai van ser un impuls emocional ni una fita visual-intelectual, em van agradar i prou, sense més. Es tracta dels quadres que tinc a casa, de bons artistes, però no destacats, els uns m’agraden més que d’altres, però cap em desagrada, tots et poden dir quelcom, però no intento saber-ho. Una col·lecció feta amb els anys, pintura contemporània principalment.

En Joan Descarga, amb colors tebis, matèries com fusta, plom i vernissos que composen una pintura tranquil·la i personal, sense estridències ni missatges subliminals, sols la bellesa d’un objecte i la seva dimensió; l’Inma Alonso amb la seva expressió monocroma trencada per símbols definits; l’Agustí Puig amb el seu traç fort, directe i concret, sense concessions, força honest, com d’un retorn a tot el bàsi; en Josep Uclés tant diferent a la resta, neofiguratiu, amb influencies precontemporànies, on l’individu es el cos central, inconfusible, irònic i poètic; en Xavier Grau i la seva abstracció de colors i de formes, tan connectat amb l’expressionisme abstracte yankie; l’Isabel Saludes, amb els seus objectes lírics sense gravetat, amb sensacions i emocions, amb una textualitat i un univers íntim; el malmès Parera Romagosa, que com Nogués pintava i prou.

Dibuixos de Montesol, de Tom Carr, de Marcos Palazzi, Xano Armenter, Corinne Brenner, Perico Pastor, Ceesepe, Maria Girona, Marta Montcada i d'altres.

També quadres vells (per no confondre amb antics) comprats en subhastes i brocanters.

Tot això es el meu entorn, modest pero força estimat, una historia de la meva existència en aquesta vida, també es part de la meva vida, si els perdés ja no seria el mateix, tendria que començar de nou i no se si podria, molts anys perduts.

dimecres, 8 d’agost de 2007

LA TRIBU



En la sociedad que irremediablemente nos toca vivir parece ser que sea de carácter obligatorio el pertenecer a un grupo. Dicho Grupo tiene como fin principal el de condicionarnos en nuestros gustos, actitudes y aptitudes, así como también en nuestras preferencias. Sin ningún tipo de dudas tenemos que pertenecer a un lugar y a un país, con todos los subgrupos que ello representa. Todo ello, representa tener que llevar hasta la exaltación de todo lo propio, con la obligación expresa de no salirse de los límites establecidos, bajo pena de excomunión, excomunicación o de agresivos ataques de tipo existencial hacia uno mismo.

Parece irracional el tener una concepción propia del mundo y pertenecer a la vez al grupo, concepción de que no se puede estar en contra de la creencia religiosa imperante, del sistema moral mayoritario y de la posibilidad de exponer y de defender con mesura otras ideas y conceptos que los establecidos, bajo riesgo y temor de provocar algún monumental escándalo.

En esto se llevó la palma Andrè Guide, combatiente del nacionalismo de Barrès, de su tradicionalismo, en eso que este tradicionalismo tenía de más convencional. Para esta actitud fue determinante el hecho de que fue un hombre muy rico, que dispuso siempre de medios materiales abundantes, que pudo madurar largamente todo lo que llevaba dentro y trabajar rodeado de comodidades y de bienestar. El no disponer de una solvencia económica determinante, hace que la independencia de espíritu sea una actitud quasi heroica.

El simple desarrollo social, implica el tener una presencia física en el Grupo. La obligación de dejar un recuerdo profundo, el cual es más importante si es debido a su personal presencia, que no a sus hechos y obras.

En el entorno actual, es de obligado cumplimiento ser impenitente lector de Arturo Pérez Reverte y de su irreal y rancio Capitán Alasmustias; el de ser entusiasta de un marrullero e impresentable piloto de F-1 llamado Alonso; de haber sido fan de la eurovisiva Rosa de España (teniendo como compañeros eurovisivos a todos los países más atrasados de la Europa del Este); seguidor reverente de la selección española de básquet (así como con la de fútbol, aunque detestes estos deportes); teleadicto al Tour de Francia (y más si algún español, aunque acusado de doparse pueda alcanzar la victoria). Si uno además es catalán, tendrá la variante de ser pro o contra: entusiasta de novelas de muy poca calidad escritas en catalán –frente a los españolistas que rechazan todo lo escrito en catalán-; ser del Barça –o ante todo antibarça-; entusiasmarse con los castells y castellers –frente a los que piden erradicarlos-; que te gusten los programas de Miquel Calçada –o que detestes al personaje-; y así hasta una interminable lista de pros y contras. Quizás la ventaja de los que vivimos en Catalunya frente a los que viven en el resto de España, sea que tenemos estas dos opciones, frente a los otros que tienen solo una, de todas formas, exceptuando las expuestas no es de recibo y esta muy mal visto y casi penado apostar por alguna otra.

Es difícil apostar por escritores alocales como Quim Monzó o Pere Gimferrer, que por sus obras nadie podría identificar su origen; por músicos inclasificables como Pascal Comelade; que uno sea seguidor en su día del piloto de F-1 Michael Schumacker ; o que le guste un bailarín clásico ruso y que además mire la cadena de TV Arte. SERIAN ASOCIALES Y ANTIPATRIOTAS

dijous, 2 d’agost de 2007

L'ATENEU



Va ser com casa meva, quant hi torno encara el trobo com quelcom meu. L’escala principal, amb el pati d’entrada per el Carrer Canuda, fosca , noble, senyorívola i d’un altra època, avui més actualitzada, com de museu d’art contemporani en un edifici històric, però sense deixar de tenir la seva dignitat. El pujar per les escales, encara amb més altaneria degut a la seva catifa vermella. La sala d’escacs, la sala d’en Quim Borralleras i l’entrada al bar.

Al bar, on l’Àngel em tractava a cos de rei, els menjars diaris, els entrepans, la companyia d’ell i d’altres socis, les cadires modernistes, les taules de marbre, l’escalfor de l’ambient. En acabar de menjar, ràpidament pujava a la biblioteca, a llegir força diaris, d’ací i d’allà, de França i d’Anglaterra, d’Itàlia, fulleijant-los ràpid, la taula, el sostre amb pintures del vigata, tot força decimononic, en mal estat, però digne, amb escalfor de l’humanitat i del lloc històric, vaig ser part d’allí, amb presencia quasibe diària durant uns anys. Ara, encara hi vaig de tant en tant, però ja no hi faig el dinar, la biblioteca fa goig, de moment si han gastat 3 milions d’Euros i en te per durar cent anys més, una bona reforma, no han trencat amb l’ambient, tota reforma tendra que ser com aquesta, cara però respectuosa amb l’obra, sense res actual fet com si fos antic, sense imitacions, incorporant l’actual a la base i a la essència antiga.

Un jardí al primer pis a peu de bar, amb palmeres, estanys, peixos i tortugues, romàntic, acollidor i tranquil.

Tot ell, amb una mitjan d’edat força alta, amb un ambient entre cofoi i revolucionari, entre culte i menys culte, entre provincià i cosmopolita, entre català i europeu, però molt poc espanyol.

Tot, presidit per el millor president que pugues tenir, l’Oriol Bohigas: noucentista i molt modern; independentista i internacionalista; culte i molt més culte; lliberal i més lliberal; català i barceloní, però poc espanyol.

Això es l’Ateneu, que va ser la meva segona casa per no dir la primera i de fet encara que ara no hi vaig molt, encara ho es.

dimecres, 1 d’agost de 2007

CARTAS CRUZADAS


Carta de J. Vaderribas publicada a EL MUNDO:


Vaya por delante que mi simpatía por vascos y catalanes es la misma, es decir, ninguna. Pero al menos sé distinguir entre un adversario válido y otro que no lo es. Dicha distinción es muy importante para todo español que se precie, cuyo objetivo en la vida debe ser dar por riclitados los nacionalismos periféricos. Aunque el nacionalismo vasco está emponzoñado

por los crímenes abyectos de la banda etarra, son un rival de mucha más enjundia para la nación española que los siempre timoratos catalanes. Y voy a tratar de explicar el por qué. Mientras los vascos han sido siempre un elemento incómodo en todas las invasiones que ha padecido la península, (romanos, godos, árabes), los catalanes se han dejado siempre conquistar por el primero que ha pasado por allí.

A un lado la resistencia al invasor, al otro, los fenicios que por un plato de lentejas dejan que se mancille su honor. De hecho, un castellano recio siempre se sentirá más identificado con el carácter rudo y batallador del vasco, dejando momentáneamente a un lado el episodio repugnante que lleva a cabo una banda de asesinos desalmados, que con la falta de carácter, el "acongojamiento", el rechazo al enfrentamiento y el amor por el dinero y no por lo propio que caracteriza a nuestros particulares judíos.

Por todo esto, no me extraña que al primer ataque serio que se le plantea al nuevo gobierno de la Generalidad, sean los propios catalanes los que sacrifiquen a Carod. Mientras los vascos recibieron una presión incomparablemente superior durante el periodo previo a las últimas elecciones autonómicas, y por desgracia para la nación española con resultado nefasto para nuestros intereses, en Cataluña no han sabido resistir ni el primer achuchón.

Era de esperar, no tienen sangre. Ellos mismos destruyen a sus líderes. No tengamos ninguna duda de que con un par de escaramuzas más, el gobierno de la Generalidad caerá, se convocarán elecciones anticipadas y volverán a gobernar CiU y el PP. Todo debe estar bajo control. Dicen mis contactos en Cataluña que ERC, de hecho el único intento mínimamente serio de ponernos un poco nerviosos, va a quedar electoralmente diezmada el 14-M, mientras que los siempre dóciles chicos de Pujol van a salir ganando de este embrollo.

Y ya sabemos que a esta gente con un par de contactos económicos se les tiene más que domesticados. De hecho, encarnan al auténtico fenicio. En definitiva, y para apagar los temores de un buen amigo mío, nuestra auténtica preocupación debe estar centrada en el norte. Los catalanes se anulan ellos mismos, y si se ponen un poco nerviosos, sacamos la tontería del fútbol (el Barsa, ese gran narcótico) y ya están entretenidos para unas cuantas semanas.



EN RESPUESTA A SU CARTA:


Apreciado Sr. Vaderribas,


Vaya por delante que mi simpatía por los ignorantes prepotentes y los chulos castizos es la misma, es decir, ninguna. Puestos a buscar "adversarios", usted, con su prepotencia, incultura y defachatez me va como anillo al dedo.


La gente como usted y los de ETA son dos caras de la misma moneda. El nacionalismo español ha sido siempre ofensivo e imperialista, es decir, criminal, como el de ETA. Ustedes, adversarios nacionalistas españoles, se piensan que España es el centro del mundo y que los que no son castellanos recios y vascos fornidos, son unos cagados y unos comemierda. Lo más grave es que se lo dejen escribir en un medio de comunicación público.


Veamos, si usted tuviera dos dedos de frente, debería ser más riguroso con la historia y no trepanar las mentes blandas de sus compatriotas con falsedades. Los catalanes no existíamos en la época de los fenicios, ni en la romana, ni prácticamente en la visigoda. Tampoco existían los castellanos, ni mucho menos los españoles. En cuanto a los vascos, no lo tengo claro (¿podríamos decir que eran los íberos?).


De hecho, los catalanes existimos, como nación, desde el año 865 aprox. Llegamos a ser una gran nación hasta el 1412, cuando desgraciadamente se extinguió la dinastía catalana con el último rey Catalanoaragonés, Martí L'Humà. En el Compromiso de Caspe, las Cortes Catalanas decidieron (equivocadamente) pasar a una dinastía castellana con la condición de que ésta respetaría las leyes e instituciones de Catalunya, representadas por la Generalitat.


Está claro que la mente castellana no estaba preparada para respetar acuerdos, y por lo que veo, no lo estará nunca. Desde entonces han tratado sistemáticamente de violarlos. Si esto se lo hiciéramos nosotros a ustedes, nos llamarían traidores, innobles y nazis, pero como son ustedes quienes lo hacen, se quedan más tranquilos si piensan que nos dejamos prostituir por dinero.


Esto me lleva a pensar en su obsesión por que nosotros sólo pensamos en el dinero. Tienen ustedes además la virtud de vomitar lo primero que les viene a la cabeza, y como uno de sus principales defectos es la envidia, nos achacan constantemente que sólo pensamos en el dinero (lo mismo que les pasa a los judíos en otras partes).


Esto viene de la época en que, después de haber expoliado las Américas, su declive les llevó a morirse de hambre y se dieron cuenta de que tenían unas "provincias" periféricas donde curiosamente, por no haberlas dejado ir a saquear las Américas (esa es su mentalidad), se lo habían tenido que currar en su país, creando riqueza de la nada con su industria floreciente.


Pues bien, a pesar de lo que les asqueaban los industriales catalanes "por su afán por el dinero", no les asqueaba emigrar a su país para ganárselo y mucho menos recibirlo de los impuestos que con habilidad fenicia gestionaban (para sus batallitas y dispendios en la Villa). Otros países como Holanda, Inglaterra, Italia, etc., hacían (y hacen) lo que hacíamos (y hacemos) los catalanes.


Parece que ellos tienen todo el derecho del mundo de hacerlo, no así los catalanes ni los judíos. Hablando de batallas, decirle, adversario inculto, que la que perdimos en 1714, o mejor dicho, la que ganaron ustedes, gracias a su gran "bravura y arrojo", se debió a que Inglaterra nos traicionó. Resulta que el Archiduque Carlos, nuestro candidato a heredar el trono de Carlos II, heredó durante la contienda la corona de Austria, y por tanto, al equilibrarse las fuerzas en Europa, Inglaterra decidió abandonar a su suerte a los Catalanes - Tratado de Utrecht 1713 -, con quienes habían pactado una alianza (aunque se quedaron Menorca y Gibraltar*). El ejército castellano-francés tardó dos años en entrar en Barcelona, después de sitiarla por mar y tierra.


Si los catalanes, como usted insinúa, eran una panda de cobardicas, el ejército castellano-francés, con unos medios y efectivos infinitamente superiores, debía ser un enjambre de mariquitas. Gracias a esto, el castellano, que a partir de entonces pasó a denominarse español, se impuso en Cataluña.


Han pasado casi 300 años, y los catalanes seguimos pesados, erre que erre, con nuestro idioma y ganas de autogobierno. Somos un caso único de supervivencia en Europa (y tal vez en el mundo). Otros imperios colonizadores como Inglaterra o Francia, no tienen casos parecidos en sus dominios. A ustedes les gustaría ser como ellos, pero nunca lo podrán ser.


Simplemente por que son una panda de chapuzas como Trillo, prepotentes como Aznar y creídos como Piqué que nunca podrán convencer a un nacionalista catalán. Seremos siempre su grano en el culo, incluso cuando hayan acabado con los Etarras.

¡A ver si hay "güebos" de tomar Gibraltar como El Perejil, machotes! Y es que en el fondo sois unos cobardes que sólo os atrevéis cuando lo tenéis claro.

Som i serem! Jordi Net