dijous, 27 de desembre de 2007

NAVIDAD


Un año más estamos en plenas fiestas navideñas, un año más deseando que estas terminen lo antes posible, un año más aguantando el exceso de comida, la mezcla de distintas bebidas espirituosas y de distintos excesos tanto físicos como de carácter afectivo o desafectivo.

Otra vez efectuando un considerable desembolso para malgastar el dinero en regalos mayoritariamente inútiles, otra vez perdiendo tiempo en comprarlos, personalmente adquirí la mayoría de ellos en mi reciente viaje por el Hérault francés, ya que de si una cosa pueden estar orgullosos los franceses es de su evidente buen gusto, a pesar de la elección de Sarkozy, el cual cabe esperar que sea la excepción que confirma la regla (pero en este caso vaya excepción).

Entre las cosas que adquirí para regalo familiar así como para regalo propio fueron unas estupendas bufandas. Unas autenticas bufandas francesas, las de las mil rayas de colores, bastante habituales hoy en día en todas partes y no solo en Francia como fue hasta hace unos años la autentica y tradicional bufanda roja francesa, con su rojo intenso que definía por ella misma la nacionalidad de su portador. La misma indicaba cierto gusto estético, cultural y político, hace unos años adquirí una en París cuando ya los franceses empezaban a darle la espalda, una buena bufanda, que nació en los albores de mayo del 68 y que ha perdurado hasta la subida de Sarkozy, signo definitivo del fin de una época. Hoy en día es difícil encontrar estas estupendas bufandas rojas.

Los ingleses se definían con su bufanda a cuadros de color marrón claro de marca Burberrys (o imitaciones de top manta), estas ya se popularizaron en exceso hace años en España, pasando de ser unas buenas y elegantes bufandas a identificar a la clase media baja o baja de nuestra Sociedad.

Los signos identitarios de los diferentes países europeos se van olvidando, los colores que definían la nacionalidad de los coches ya no existen, hoy nadie identifica un coche verde oliva con Gran Bretanya, uno rojo con Italia, uno azul con Francia, etc. Primero fueron las marcas, Renaults en Italia, Fiats en Alemania, Audi en Gran Bretanya, ya no se identifico marca de automóvil con nacionalidad; algo parecido pasa con la música, la ropa y los libros, incluso en el tema de la comida la uniformización avanza a grandes pasos, la uniformización en la aculturización y en el mal gusto, en todo aquello que es banal, en las expectativas de un futuro insulso y alienado. Hasta la navidad se uniformiza con abetos nórdicos en ciudades mediterráneas, con Papas Noëles por doquier, con unos Reyes Magos cada vez más marginales y con la Escudella y Carn d’olla en el recuerdo. Posiblemente únicamente el Caga Tió nos sobreviva en costumbres dentro de unos años (solo en Catalunya), así como el pesebre o parte de el (por el caganer). Hace años Josep Pla ya escribía sobre la mala costumbre del árbol de navidad que empezaba a decorar las casas en navidad, hoy en día la mismo forma ya parte del imaginario colectivo.

En fin, dentro de poco la fiesta de fin de año, con la reciente costumbre de la ropa interior femenina de color rojo, así como con la más o menos reciente costumbre española de las 12 uvas, cuyo origen es algo tan poco romántico o bucólico como el de dar salida hacia 1.910 a un excedente de producción de uva en la zona de Alicante.

Solo nos queda la satisfacción que las fiestas están pasando y dentro de poco solo serán un recuerdo próximo al olvido.

14 comentaris:

panterablanca ha dit...

A mí no me gusta la navidad, sin embargo este año fue muy especial. Algo de eso contaré en el último post del año, que colgaré hacia el sábado. Quizá al final, las cosas las veamos y las sintamos como decidamos verlas y sentirlas.

Todo esto de la mezcla de costumbres ha pasado toda la vida, desde que el mundo es mundo, al igual que la mezcla de razas y pueblos, quizá no tan rápido como ahora, porque no existía la llamada globalización, ni la era de la información y todas estas cosas que nos han traído los nuevos tiempos, pero lleva pasando toda la vida. Quizá en el futuro, pongamos en el 2500, vuelva a celebrarse por estas fechas el renacer del sol, como lo hacían los pueblos paganos antes de la instauración del cristianismo, y se adquieran costumbres extrañas de pueblos extraterrestres, y los más apegados a la "tradición" de quemar los ordenadores de bolsillo al iniciarse el año nuevo, se quejen de la adquisición de esas extrañas costumbres extraterrestres. Pero eso tú y yo, ya no lo veremos, jajajjaja!!!
Feliz 2008, lleno de cosas maravillosas para ti.
Besos de pantera.

pescador ha dit...

estimado amigo, su post es un verdadero oasis ante este frenesi roji-blanco que todo lo invade!!! que frescura escuchar personas con sentido comun y buen tino querido!!! ufff hasta cuando tanta banalidad y como dicen aqui bullshitttt!!!!!
gracias por la visita y su post exelente!!!!!

civisliberum ha dit...

Estoy impaciente de leer tu último post del año pantera.

civisliberum ha dit...

Muchas gracias por los piropos pescador, acabo de engordar unos kilos de vanidad.

Montse ha dit...

Hola Civilsverum, encantada de poderte volver a leer.
Buena reflexión la que haces, en sí las Navidades, pierden todo sentido, y pasan a ser unas fiestas consumistas, cogiendo tradiciones de todo el mundo, en este país, tenemos Papa Noel, Caga tió y los reyes magos, aquí hay para todos, y aunque nos quejemos de la salud económica de los españoles, a la hora de gastar parece que seamos los más consumistas.
Para mí estas fiestas, son días de estar en casa, sin prisas sin horarios, con mi marido y mis hijos, y verlos crecer, mira por donde el mayor mañana se va de fin de año, por primera vez, la verdad es que ya tiene 16 años, pero ya quedamos tres, es una pena, porque cuando sean mayores, nos quedaremos dos.
Pero bueno así es la vida, yo aprovecho el tiempo para ver a mis padres y mi hermano, que vienes para estas fiestas y se queda algunos días, y aprovecho para estar en compañía de la gente que quiero.
En cuanto al consumismo, nunca hemos sido de este tipo de personas, compramos los justo, y no nos atiborramos de comer, al menos en eso intentamos ser prudentes.
Bueno y para acabar, y no pegarte estos rollos, te deseo feliz año 2008.

civisliberum ha dit...

Montse, creo que tu si que vives con sentido la navidad, cada vez menos gente como tu asocia la navidad con familia y lo hace principalmente con comilonas, regalos y fiestas.
Una lastima

zbelnu ha dit...

Toda la razón con lo del buen gusto francés y la terrible excepción, que aún me tiene perpleja, de que hayan elegido a ese presidente.
En cuanto a las uvas, ya que me he librado de todo el resto, yo hace años que las abandoné, en cambio hubo un año en que G. y yo pasamos esa noche de san silvestre en Londres y comimos frambuesas (allí más baratas, buenas y accesibles) y a una hora de diferencia con este país. Fue una alternativa muy agradable.
Avui localizado... Gracias!

civisliberum ha dit...

Gracias por la visita Isabel.

garmir ha dit...

Hola:
Feliz año 2008, para mi la Navidad es un tiempo de tregua en el brutal liberalismo económico que nos envuelve, al menos lo salvamos por unos dias algunos a nivel espiritual.

civisliberum ha dit...

Eso es lo que tendria que ser para todos Garmir.
Bon Nadal.

Núria ha dit...

Et desitjo un feliç 2008 i que els Reis et portin força regals (si no te'ls ha cagat el tió). Estic d'acord amb tu, cal mantenir les tradicions, el tió, els Reis,...
Ni pares noels, ni calcetes o calçotets vermells formen part de la nostra tradició, per tant, no cal que els incorporem a les nostres festes.

civisliberum ha dit...

Totalment d'acord Nuria i que passis unes b0nes festes.

Montse ha dit...

BON ANY 2008, i petonets!!!

civisliberum ha dit...

Bon any Montse.