dimecres, 21 de novembre de 2007

CARCAS


Esta semana se han cumplido los 32 años desde la muerte del dictador Franco, los que estamos alrededor de la cincuentena y los que la superan recordamos aún la triste y gris época, que aunque muchos intentan banalizarla con comentarios de que no se vivía tan mal, comparando exhaustivamente con las libertades que tenemos asumidas ahora, la situación anterior nos causaría horror.

En esa época, como la inmensa mayoría de la gente, tenía una nula conciencia política y asumía, al igual que casi todos los españoles la falta de libertad. Se asumía la autoridad como algo quasi divino, era impensable por ejemplo contradecir a un Guardia Civil que te multaba por pisar la raya continua; se asumía que la mujer estaba por debajo del hombre (no podía tener pasaporte, ni firmar un cheque ); se asumía la infalibilidad de la Iglesia Católica y su obediencia ciega; se asumía que los trabajadores eran inferiores a las clases dirigentes y les debían pleitesía; se asumía que el catalán no podía hablarse en ciertos ámbitos y que la llamada lengua del imperio era superior; se asumía que los contrarios al dictador debían ser castigados, también recuerdo que en los últimos meses se proclamo el llamado Estado de excepción en el que se prohibía la reunión de grupos de más de tres personas y también se asumía.

Los que no lo asumían eran perseguidos, torturados y encarcelados, y la mayoría asumía que el Estado estaba en su derecho de matar a una persona que escribiese la palabra Libertad en una pared.

Ahora nos salen personajes que alaban la falta de libertad en esa época como el tétrico Mayor Oreja; otro con cargo de Jefe Provincial del Movimiento en Almería donde se mato a un joven por escribir Libertad en una pared se le premia por parte del PP con un puesto en el Tribunal Constitucional; otro que fue Ministro de Interior (de Gobernación se llamaba entonces) y que en su mandato se ordeno disparar contra unos obreros reunidos en una Iglesia de Vitoria (con permiso del Obispo) que llevaban varios meses sin que se les pagase el sueldo (la policía entro en la Iglesia por una puerta e hizo salir a los congregados por otra, donde fuerzas policiales los esperaban para dispararles causando la muerte a muchos de ellos) llega a ser en democracia Presidente de Galicia y ahora Senador; y así una larga lista de colaboradores.

La mal llamada transición borro todas estas barbaridades y posibilito que los verdugos siguiesen en sus puestos, la democracia nacía mal, no desde la libertad sino del miedo y del sometimiento.

A la muerte de Hitler existió el proceso de Nuremberg en el que se juzgo y condeno a sus colaboradores del nacismo; lo mismo se hizo a la muerte de Mussolini en el que se echo al Rey de Italia por colaborar con él y condeno a los fascistas; en Francia a los colaboracionistas con el nazismo también se les condenó; en Argentina se ha conseguido encarcelar a los miembros de la dictadura militar y por el mismo camino van en Chile. En todas partes se intenta hacer justicia, menos aquí, que se sigue despreciando a las victimas y a los valientes que se enfrentaron a la dictadura y ensalzando a los colaboracionistas de los verdugos.

Esta misma semana Monseñor Blazquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, ha empezado –aunque sucintamente- hacer autocrítica de la actuación de la Iglesia Española frente a la dictadura franquista, en el mismo camino que inicio Juan Pablo II con el papel de cómplice de la Iglesia frente al nazismo y frente a otras barbaridades.

Un primer paso, pero mucho me temo que no pase de ahí, la mayoría de obispos españoles (excepto catalanes, andaluces y vascos) añoran el nacional-catolicismo y no comulgan con una sociedad democrática y laica, la de “dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”, los que gritaban “Tarancón (Cardenal progresista en 1975 y Presidente de la Conferencia Episcopal Española) al paredón”, están hoy en día junto a los Roucos y Cañizares, detestan a Obispos como Casaldaliga (por progresista y catalán) y a todo lo que no sea ultracatólico o ultraespañol.

12 comentaris:

Núria ha dit...

Costarà molt que es condemni els col·laboracionistes i s'honorin les víctimes i valents. Cal mantenir la lluita perquè es resolgui i que no es perdi la memòria històrica i s'expliquin els fets als més joves.

civisliberum ha dit...

Em sembla que es una batalla perduda.

Montse ha dit...

Aquí no habrá justícia, todo se ha tapado, se ha corido un tupido velo, pero a veces tengo miedo cuando veo gente como en la que has colgado en la foto, y pienso que todavía no somos libres mientras haya gente que intente pisar la democracia.
A veces pienso que todos somos un poco "cagados", y se ha permitido que gente como esta que mencionas en tú post siga gobernando bajo la democracia.
Ya va siendo hora que nos enfrentemos a nuestos fantasmas, hay que enseñar a lajuventut la historia pasada, para que no vuelva a suceder un hecho tan lamentable, en vez de como hace el PP enciende la antorcha del fascismo y la intolerancia, que peligro!!!

civisliberum ha dit...

El olvido y la banalización nos puede traer otra epoca negra. Si bién al igual que en la Alemania nazi la gente procuraba vivir y mirar hacia otro lado, alli al terminar la pesadilla nazi se hizo autocritica y proposito de enmienda, cosa que aqui no se hizo. Es impensable que en un pais democratico exista gente manifestandose en la calle como la de la foto.

pescador ha dit...

estimado
la esperanza es lo ultimo que se pierde, aqui en chile tardaron mas de diez annos en que siquiera pensasen en ajusticiar a algun asesino, es triste que todo se barra debajo del tapete, pues para sanar las heridas, que mejor que justicia, ademas se crea una apologia a franco al no ser discutido y puesto en la boca de todos, ya que sin juicio los culpabres saben que tienen toda la impunidad de la historia...en cuanto a los fariseos catolicos, estan preocupados pues sus bases- el pueblo- se aleja cada dia de ellos por sus inconguencias historicas- se salvaran los teologos de la liberacion, el vaticano caera, como caera tambien washinton d.c.
creo que ese renacer neo-facista en espanna se debe a que nunca se hizo justicia por los crimenes cometidos por los franquistas, que ademas apestan!!!!!
muy bien su analisis y que bueno que lo traiga a la memoria este tema!!!!
abrazos desde oakland

civisliberum ha dit...

Abrazos libertarios amigo pescador. Gracias por la visita y la opinión.

PD.: Me gusta la forma antigua que usas de la ñ (la nn). Los monjes del escrptorium usaban la Ñ, para abreviar la NN, en Catalan para el mismo sonido de usa la NY, en frances la GN.

panterablanca ha dit...

Realmente da asco tal como pintan las cosas. Cada vez que veo a esos cenutrios de cabeza rapada, vestidos de azul y con la bandera pre-constitucinal, me pregunto si no deben de tener algo mal en el cerebro.
Aprovecho para decirte que me he mudado de jungla. Ahora estoy en ladurajungla.blogspot.com
Besos de pantera.

civisliberum ha dit...

Ya te vistare en tu nueva morada panterablanca.

Un beso

Nigella damascena ha dit...

En el País del domingo 25N, Manuel Vicent escribe una columna muy interesante sobre el tema. Quizá podáis acceder a ella en la red. Os recomiendo su lectura.
¡Bien por hablar de ello! NI.

civisliberum ha dit...

Lo intentare niguella.

zbelnu ha dit...

Si incluso entre la gente que se considera progresista, muchos son partidarios de "pasar página" y del silencio. No se dan cuenta de que lo que se calla y se tapa sigue pudriéndose. Las heridas tienen que airearse para poderse curar y cicatrizar. Y naturalmente, eso incluye a los dos bandos, pues durante la guerra, hubo excesos terribles de los dos lados. Luego vinieron cuarenta años en que los excesos sólo los podía cometer un bando, el franquista. No es sólo trabajo de los historiadores, sino de las escuelas, de la prensa, del sistema jurídico, de toda la sociedad...

civisliberum ha dit...

Totalmente de acuerdo Isabel.